¿Cómo puedes sentirte después de tu primer ajuste?

No todas las personas reaccionan de la misma manera a un ajuste quiropráctico o a cualquier situación, ya que influyen muchos factores.

A continuación indicamos las sensaciones más comunes. Sin embargo, éstas suelen ir cambiando a medida que avanzan los cuidados.

  • Puedes notar más energía. ¡Cuidado! No quieras hacer ahora todo lo que has ido posponiendo durante meses. No realices esfuerzos innecesarios. Si haces deporte, sigue las indicaciones de reposo que el doctor te indique en tu caso. Por el contrario, tras este periodo puedes realizar ejercicios de estiramiento o recomendaciones que la Dra. Gasulla te indique, para mantener la nueva posición de tus vértebras.
  • Quizás tenga sensación de somnolencia y cansancio muscular tipo agujetas, como cuando hace mucho tiempo que no haces ejercicio. De ser así, escucha tu cuerpo, procura ir a dormir antes y si puedes, descansa durante el día.
  • También es posible que notes dolor de cabeza, mareos o fiebre, o que se agudicen los síntomas por los cuáles habías venido a la clínica. Esto se debe a que, a través de los ajustes, las vértebras subluxadas se mueven y liberan la presión de los nervios que estaban oprimidos. Éstos recuperan entonces su sensibilidad, y el cambio puede ser doloroso (como cuando se nos duerme una pierna o un brazo y al recuperar la sensibilidad tenemos una sensación molesta o incómoda). Ocasionalmente puedes tener estos síntomas.

Los nervios que durante años han estado oprimidos vuelven de repente a la vida y mientras se curan se vuelven más sensibles, y los dolores de antiguas lesiones pueden regresar debido a un fenómeno llamado “recordatorio”, durante el cual se repite el proceso de curación, como si la lesión hubiera tenido lugar ayer en vez de hace años. El dolor puede ser intenso, pero generalmente desaparecer rápidamente.

Algunos de los pacientes dicen que sus síntomas empiezan a desaparecer tras el primer ajuste, y otros que no notan ninguna diferencia inmediata. Si no notas ningún cambio no te decepciones, aunque no los notes, igualmente en tu interior está cambiando y mejorando tu funcionamiento.

Recomendaciones

  • Bebe más agua. Mínimo 1 litro y medio. Eliminarás las toxinas que al ajustarte se desprenden de tus vértebras y músculos.
  • Camina de 5-10 minutos después de cada ajuste. Así ayudarás a que tu columna se equilibre por sí misma. Sin malas posturas, sin ponerte tenso/a al volante del coche o al manillar de la moto, sin llevar bolsas ni mochilas pesadas.
  • Cumple con el programa de citas. Notarás mejoría a medida que vengas a ajustarte. Cada ajuste se construye sobre el anterior. Avísanos con antelación si por algún motivo no puedes acudir a la cita.
  • Apaga el móvil cuando estés en la consulta. Tanto la doctora como tú necesitáis concentraros en el ajuste.