El nacimiento del bebé

Muchas madres y familias enteras están descubriendo los beneficios asociados al cuidado quiropráctico durante el embarazo y el del bebé tras nacer, apoyando la idea del perfecto funcionamiento del propio cuerpo de manera natural.

A través de nuestro sistema nervioso, fluye la energía innata. De este modo cuando la madre y el niño están ajustados, liberamos toda interferencia y el sistema nervioso responde con todo su potencial frente al estrés (físico, químico y emocional) que pueden estar perjudicando a la salud de una embarazada y su bebé

¿Qué proporciona el cuidado quiropráctico a las embarazadas?

null
  • Se ve incrementado el potencial de salud de la madre y de su hijo.
  • Parto más llevadero para la madre, liberando dolores, síntomas y agotamiento.
  • Ajustes específicos para embarazas (Técnica Webster) de quiropráctica pediátrica, que corrige subluxaciones sacras en la madre para la colocación del bebé en vertex para el parto.
  • Ayuda a un proceso natural del parto sin complicaciones.
  • Sistema nervioso funcionando correctamente en su bebé que le ofrece la capacidad de poder adaptarse correctamente a los mensajes del medio ambiente.
  • Equilibrio en el sistema osteo-muscular y nervioso del hijo y de la madre.

“EL PROCESO NATURAL DEL PARTO ES LO MÁS MÁGICO QUE PUEDE OFRECER LA EXISTENCIA DE LA VIDA”

Mujer Embarazada

Felicidades si está embarazada! Queremos apreciar el desarrollo que está teniendo tu cuerpo para adaptarse a la concepción de una vida humana. Todos estos procesos gestacionales van a cambiar su cuerpo para adaptarse a su futuro bebé. Los cambios de metabolismo, el aumento de peso, la laxitud de ligamentos, piden mucho esfuerzo a tu cuerpo y ponen a prueba tu columna vertebral. Además el crecimiento del bebé va a producir interferencias estructurales en la madre. El cuidado quiropráctico regular permite a tu cuerpo optimizar sus recursos y prepararlo para un mejor parto y un menor estrés posterior al nacimiento.

Importancia de una pelvis alineada

La parte de la pelvis en la madre es esencialmente importante para que el bebé tenga el entorno adecuado para su crecimiento. Cualquier desbalance en la pelvis provocará que los ligamentos se tuerzan y haya una restricción en el útero, limitando el espacio del bebé afectando su desarrollo y su correcta posición en el parto.

Evita la Distocia o Parto Dificil

La “distocia” o parto difícil viene causado por estos desequilibrios en la pelvis. En este caso el parto va a ser intervenido con administración de pitocina, epidurales, episiotomías, extracción al vacío, fórceps y cesáreas, dañando a la madre y al bebé.

Sin embargo si la madre es ajustada se mantienen estos ligamentos en equilibrio sustentando bien el útero y el bebé, llevándole a un parto natural.

taller-columnavertebral
taller-primeravisita