¿Qué es la escoliosis?

La escoliosis es una desviación anormal de la curvatura en el plano frontal del cuerpo, tiene forma de S y tiende a progresar. La escoliosis aparece en las región torácica o lumbar, o ambas a la vez y se le llama escoliosis doble.

Se diagnostica a través de radiografías y/o pruebas neuroortopédicas.

Ésta aparece en la edad de crecimiento alrededor de los 10 a los 13 años, que es cuando puede corregirse mejor o tener mejor avance de disminución de la curvatura.

La escoliosis provoca muchos cambios posturales en el cuerpo y descompensaciones.

¿Cómo trata el quiropráctico la escoliosis?

null

La quiropráctica ayuda a corregir las subluxaciones (ligeros desplazamientos de las vértebras que pinzan los nervios raquídeos), que son tan frecuentes en la escoliosis; mejorando la flexibilidad, y un sistema nervioso libre de interferencias. En mucho de los casos se para el proceso de aumento de la curvatura o incluso se bajan los grados de escoliosis.

La escoliosis sin tratamiento quiropráctico requiere otras soluciones. Una de ellas siendo una de las más agresivas, es la cirugía que consiste en la colocación de barras de titanio a los laterales de la columna, lo cual conlleva riesgos y pérdida de movilidad. La otra opción es la utilización de un corsé, el cual está demostrado que sólo en algunos casos ayuda a estabilizar la curvatura, y en ninguno de ellos llega a corregirla.

Hay 3 tipos de escoliosis

  • Idiopática o de causa desconocida: La cual se asocia a los componentes genéticos, siendo ésta la más común, con un 65% de incidencia.

  • Congénita: Causada por malformaciones o cambios vertebrales desde el nacimiento. Representa el 15% de las escoliosis.

  • Neuromuscular: Debida a alteraciones neuromusculares provocadas por debilidad muscular principalmente o parálisis que impiden que el tronco esté en posición alineada. Afecta sólo al 10% de las escoliosis.

taller-columnavertebral
taller-primeravisita